15 de julio de 2012

{26/52} con Valentina: algunos planes buenos

Pues como os comentaba la semana pasada, Valentina decidió así de repente que no necesitaba usar el pañal... y dicho y hecho. La verdad es que es una liberación para todos... así que damos saltitos de alegría.

Val-braga-morada-y-calcetines-salta-sofá-y-con-f-cosquillas-bigotes-gatito004-R3-blog

A mí me encanta apretujarle ese culiño que ahora se ve tan poca cosa bajo la ropa!
Val-braga-morada-y-calcetines-salta-sofá-y-con-f-cosquillas-bigotes-gatito006-R3-BLOG
Ok, la braguita es mil tallas más grande, calculé mal, era mi primera vez comprando braguitas!!! :-o
Como todas las mamás dudo mil y una veces al día sobre si lo estaremos haciendo bien... pero cuando ocurren algunas cosas como esta, hay una palmadita en mi espalda que me anima a seguir por el camino que hemos elegido, de educar cerquita, intentando respetar sus tiempos, explicando en vez de imponiendo, compartiendo casi todo nuestro tiempo libre con ellas, haciéndolas partícipes de nuestra vida. A veces es agotador y muy difícil, pero cuando algún resorte hace "click" siempre ayuda a dar otro pasito más. Porque sería estupendo conseguir que estas pekeñajas nuestras se conviertan en dos mujercitas felices, amables, respetuosas y por qué no, creativas, dispuestas, listiñas y con muchas ganas de vivir!

Val-braga-morada-y-calcetines-salta-sofá-y-con-f-cosquillas-bigotes-gatito011-R3-BLOG

Porque a mi a veces me cuesta... y como todo hijo de vecino tengo días en los que me siento agotada, incapaz de terminar nada, sin fuerzas para emprender nuevos proyectos (aunque no sin ideas, de eso tengo demasiado, pero no sirven si no se llevan a cabo!) A veces, estar tan volcada en la maternidad te hace sentir un poco "inutil". Lo se, es incongruente, pero a mi me pasa, estoy acostumbrada a estar metida en mil cosas a la vez (además de trabajando) y todavía tener tiempo para leer, informarme de lo que pasa en el mundo, ir al cine de vez en cuando y sobre todo estar un rato a solas con mi F, charlando o en silencio (...) Y ahora, con estas dos pichurriñas, se me escapan los días a una velocidad de vértigo y cuando llega la noche, a veces, pienso qué he hecho con las últimas 24 horas! Y os cuento esto, porque a veces me llegan mensajes de otras mamás que me dicen que cómo lo hago, que de donde saco el tiempo... y yo pienso, pero será que doy una imagen tan diferente a lo que es mi vida en realidad? Porque yo soy una mujer normal y corriente como todas, y os aseguro que no hago casi ninguna otra cosa en el día más que cuidar a estas dos pichurras. He pedido unos meses de excedencia en mi trabajo, para dedicárselos a las niñas, a Amandiña que todavía está pegadita pegadita y a Valentina, especialmente para estar a su lado cuando empiece el cole. Y aún así me parece que no me llega el tiempo! El poquito que me queda para mí lo dedico a intentar poner al día mi archivo fotográfico y estos rinconcitos en los que escribo. Así que tendría que ser yo la que os preguntase... pero cómo lo hacéis!!!??? Porque no, tranquilas todas, no soy super-woman ni nada parecido, soy una más. Claro que como bien dice Sarai Llamas en su blog (reciente y delicioso descubrimiento) ser mamá es tener super-poderes, así que lo mismo al final si que hay algo de eso en algún sitio! :-)

De vez en cuando, eso sí, conseguimos organizarnos y hacer algo más que dejar pasar el día entre colos tetiñas libros, música, parque y puzles... Y este fin de semana, conseguimos juntar a la pandi para pasar un fin de semana en el campo. La despedida de soltera de la tía Grenuil nos sirvió de excusa para escaparnos. Viernes de chicas (Amanda incluida!) y resto del fin de semana en casita rural, con comida rica y charlas hasta las tantas (si, nunca nos ha divertido lo de las diademas de pirolas, así que preferimos fiesta alternativa a nuestra medida)

No os enseño la parte de la fiesta de "chicas", porque se supone que el futuro novio no debe enterarse de nada de lo que pasó allí (al menos no hasta que haya firmado el contrato en cuestión), pero ya os imaginaréis que hubo risas, conversaciones de madrugada y por supuesto buena música y mejor comida (esas tablas de patés y quesos que organizó Papipo mmmmm!!!)

grenu party dos copia BLOG

Al día siguiente, cuando se unieron papás y resto de pekes, pasamos un par de días campestres muy apetecibles (aunque pasados por agua en la línea de este verano gallego que está más otoñal que nunca). Pero a los enanos les dio igual: si hay campito siempre hay diversión...

Val-despedida-GRENUIL-(más-en-amigos)017-R3-BLOG

Val-despedida-GRENUIL-(más-en-amigos)015-R3-BLOG
A Valentina las "toupeiras" le parecen una zona de juegos muy apetecible
(Mario se decantaba más por ir a preparar unos gin-tonics, pero nada oye, que la Valeski ni caso!)
Val-despedida-GRENUIL-(más-en-amigos)012-R3-BLOG
Con su cara de Valentina Roca "Gamberra"... me encanta cuando nos toma el pelo y pone su cara de "estoy haciendo una travesura y me encanta" o "te voy a contar una milonga..." Aquí el chiste era "la monda no se come!!!"

20120630_3005-R3-BLOG
Mientras, Moli, le prepara un regalito lindo a su mamá. Ella en seguida encuentra entretenimiento, aunque los demás enanos se le queden un poco pequeños.
Y a última hora de la tarde, cuando ya todos estamos cansaditos y fuera sigue lloviendo, es un buen plan acurrucarse bajo las mantas con buena compañía a ver una película calentitos.

Val-despedida-GRENUIL-(más-en-amigos)021-R3-BLOG
Qué momentos nos dieron estos dos. Valentina, tan delicada ella (cuando quiere) toda asustada con los gatos rusos de Fievel (tengo que decir, que la verdad es que los malos de Disney son malos malísimos, y como mi hija no suele ver dibus, pues no está acostumbrada a estas cosas) Pero ahí estaba su chico para salvarla. Cuando Mario la vio llorando del susto le pasó el brazo por encima del hombro, todo protector él y le decía "No tengas miedo Valentina, son unos gatos..." Y claro, nosotros nos matábamos de la risa.
No estuvo nada mal. Hubiera sido redondo con un poquito menos de lluvia, pero pese a todo desconectamos y descansamos un rato todos juntos. Ahhh, el campito. Quiero quiero quiero!!!

Para terminar y por si luego me olvido, me dejo aquí anotadas un par de mis cosas favoritas de Valentina en este momento (ahora mismo no se donde tengo la libretita de anotar). Me gusta cuando...

- te pones a contar un cuento, gesticulando con las manos y poniendo tu cara simpática "había una veeeeeez, un loqueseaaaaa, que hacía blablablá y entonces chuchuchú y entonces... .JAJAJAJAJAJA!" Todos terminan así con sus personajes muertos de la risa y tu dando saltitos.

- nos cuentas algo que te parece muy interesante y lo terminas con un "sabías papi?" o mami, o tía merce o quien se tercie. Con su entonación peculiar terminando en agudos muy agudos.

Que no me olvide de escribírselo en su álbum de fotos de este año. :-)

1 comentario:

  1. Me encantan tus historias, como me gustaría poder narrar con esa gracia el día a día de mis hijos, para tenerlo en un futuro. Sí que eres una super-mami, tal vez todas lo seamos.
    Un saludo.

    P.D.- Valentina cada día está más guapa.

    ResponderEliminar

encantada de leerte