17 de julio de 2012

{27.52} con Amanda: campo, chorizos y fiestas de aldea

Qué ganas tenía... al fin, salir de la ciudad, respirar airecito fresco, oler el campo, pisar tierra de la que se deshace debajo de los pies. Esta semana, al fin, nos hemos escapado aprovechando las vacaciones de F. Con Amanduski tan pequerrecha no nos apetecía organizar un viaje a todo trapo, y además teníamos pendiente visita a la familia del sur... así que allá nos hemos plantado con abuelas, bisabuelas, tías, primas y tiabuel*s para disfrutar de unos días de retiro campestre del bueno-bueno (y rico-rico).

La idea inicial era plantarse debajo de un arbolito a hacer nada, mientras las pichurras correteaban (o giraban sobre si mismas) sobre la hierba. Pero en el último minuto hubo cambio de planes, porque justo ese fin de semana eran las fiestas de la Portela...

20120707_3563-BLOG

Cada año, en el segundo domingo de Julio, allá nos plantamos todos en casa de la bisabuela Domitila, que ejerce de anfitriona con cariño, dedicación y kilos y kilos (literalmente) de comida de la mejor (jamoncito, lacón, chorizos y por supuesto, patatas, verdura, zanahorias y guisantes de su propio huerto... insuperables!)
Este año casi lo habíamos olvidado y, confieso que en el primer momento nos dio el patatús al pensar en cambiar el espatarre del que os había hablado antes por el plan fiesta-jolgorio-comilona. Y no porque la fiesta no sea de las mejorcitas, sino porque llevábamos el cuerpo un poco machacado de demasiadas noches insomnes, y allí la orquesta no perdona (hasta las 5:00 am las ventanas de la casa vibran al ritmo de la música) Así que asistir a la fiesta y poder dormir algo por la noche, suponía una tirada de unos 200 y pico kilómetros de coche, ida y vuelta, cada día, durante dos días seguidos.
Pero había que ir. Y menos mal!!! Porque después del momento coche (que a mi me deja k.o.) llegó la parte buena. Y qué parte señoras y señores!!!

Portela es un pueblo chiquitín (tanto que ni lo veo en google maps), situado en el valle de Camba muy cerca de Rodeiro. En el medio y medio de nuestra terriña galega... en un lugar mágico donde huele a campo y a vaca (igual pensáis que estoy loca pero a mi me encanta el olor a vaca!) donde las casas son de piedra, y donde a penas se ven eucaliptos (viva el bosque autóctono!). Es un lugar sencillo, pero auténtico de esos que hay poquitos ya.
Tríptico-Portela-campito-BLOGAllí apetece ir a perderse y a hacer fotos como loca (le debo un reportaje como está mandado, pero por un motivo u otro nunca consigo esas fotos que yo quisiera) Lo mejor de todo de este lugar, no es nada de lo que os he contado hasta ahora, sino que en este rincón del mundo, la bisabuela Domitila, consigue juntar a un buen pedazo de esta familia grande para comer, bailar, comer, charlar, comer, pasear y comer (ya lo había dicho antes?) todos juntos. Y vale, puede que de pereza llegar hasta allí, pero luego la recompensa de estar todos bajo el mismo techo merece la pena. Esto solo consiguen hacerlo las abuelas. (Ya sabéis, las mamás somos super-heroinas todas, así que imaginaros una abuela y ya no digo una bisabuela!) Porque señor*s, organizar esta fiesta es una odisea y todo tiene que estar perfecto para cuando llegue el momento. La casa limpia, el camino sin regalos vacunos, y la comida (ya os he dicho que hay mucha comida no? jajaja), la comida preparada. Una para cada día, tres platos más postres variados. En fin. Una FIESTA como está mandado, con orquesta (una para cada día), sesión vermouth y procesión incluidas. La "bis" se encarga de organizar todo esto para nosotros. Y todavía le sobra tiempo para ponerse así de guapa para la misa del Domingo.

20120708_3247-R3-BLOG

Como os decía siempre que llego a este sitio lleno de magia, me muero de ganas de hacer mil fotos. Esta vez, que el espíritu creativo me tenía un poco abandonada, he de decir que el viaje ayudó a desentumecer el dedo y sacarme un poco  de esta hibernación en la que llevo metida un tiempo. Pero aun así, al estar con las dos pekes y con muchas ganas de descanso hice poquitos clicks (bendito iPhone por cierto... que me ayuda a conservar momentos lindos cuando no puedo con la cámara grandota!)

Collage Portela otros años BLOG
Estas son fotos de otros años, porque esta vez no tuve tiempo encontré el momento para fotografiar los chorizos, el cocido, la menestra (me lo apunto para otro año) y la cocina de leña en condiciones. Así que me he ido a bucear a los archivos para que os hagáis una idea.
(Tengo algunos recuerdos de otros años aquí, aquíaquí y aquí - madre mía en esta éramos casi unos adolescentes jaja!)

Estas fueron las primeras fiestas de la Portela de Amanda. Después de cada comilona nos acompañó en el paseo imprescindible por los alrededores, y descansó rodeada de flores que su papá iba recolectando para ambientar el asunto. Qué placidez verla así.

20120707_3328-R3-BLOG

Ya que nos vemos menos, hay que reservar alguna exclusiva de las pekes para cuando estamos con nuestro pedacito de familia del sur. Valentina dio sus primeros pasos sola en la casa de la avoa Kela. Y Amanda se vino hasta Portela a comer su primera manzana...

Amanda-manzana-Meri-Pili-y-con-f-val-y-bisa-portela002-2-R3-BLOG
Son 5 meses recién cumplidos, y no, todavía no se aguanta sentada y escupe cualquier cosa que se le meta en la boca, pero es inevitable dejarle chupetear porque se TIRA EN PLANCHA (literalmente) como te vea con algo comestible en la mano (y lo no comestible también, pero con menos interés) Así que ya le dejamos chupetear fruta y queda constancia aquí de esta primera vez :-)
Otra tarea que teníamos pendiente era retratarla con la bisabuela que nos faltaba (ya conseguimos en su momento retrato con la otra bis), y al fin conseguimos algunas fotos (entre siestas, tetas y momentos de llanto que le entran cuando se separa de mí no está tan fácil como parece!)

Amanda-manzana-Meri-Pili-y-con-f-val-y-bisa-portela010-R3-blog

Y mi favorita, con la bis haciéndole sus cucamonas y las dos tronchándose de la risa.

Amanda-portela-con-Domitila-rosa-y-zz006-R3-BLOG

Cómo me gusta la cocina de la Portela. Una bilbaina de las de leña en medio calentando toda la estancia. El fregadero de piedra, la lareira de la que siempre cuelga algún chorizo... Y yo que estoy demasiado ocupada comiendo cada vez que entro ahí, nunca me acuerdo de sacar la cámara hasta que la luz ya es tan escasa que mi gran angular no puede con ella. Así que solo tengo algunos detalles.

Cocina-portela005-R3-BLOG

Cocina-portela001-R3-blog

En este rinconcito, se preparan comidas deliciosas. Es verdad que la materia prima es de la mejor, pero luego siempre hay una mano experta que les da el toque maestro.
Y no hay fiesta sin torrijas. De esas bien gordas, con mucho huevo y más azúcar. No nos quedamos a dormir, pero la bisabuela no iba a dejar que nos perdiéramos el desayuno, así que entre colo y colo allá se puso con sus torrijas... y no dejamos ni las migas!!! :-)
Super-bisabuela: desde aquí las pekes, tu nieto y esta que escribe te damos las GRACIAS enormes por "obligarnos" a ir. Fue lindísimo como siempre, delicioso como nunca (todavía tengo el sabor de ese codillo en la boca, qué bueno estaba!) y las niñas disfrutaron de lo lindo.

Torrijas-Domitila-Portela006-R3-BLOG

Mañana (o pasado) os cuento como vivió Valentina estos días... porque para ella este sitio es todo un parque de atracciones. Cuantas experiencias nuevas!!!
Por cierto, se admiten sugerencias de  cómo organizar una operación bikini cuando nuestro mes de Julio siempre empieza de esta manera!!! jajajaja.

2 comentarios:

  1. No hay mejor retrato de un típico verano gallego. Creo que todas y todos los de la tierra nos sentimos identificadas/os. jajaja. Las fiestas de las aldeiñas son las mejores, las abuelas y bisis de estos confines del mundo son SÚPER las más GRANDES, para eso tenemos un matriarcado como pocos y que bien cocinan siempre. Y debo decir que no hay niño, por muy de ciudad que sea, que no disfrute de la vida campestre das aldeas galegas. Nuestra particular fiesta ya llega prontito, tb en una aldea remota de Ourense que tampoco aparece en los mapas y como tú bien dices sólo las abuelas son capaces de reunir a generaciones completas (hasta 4) bajo un mismo techo y dar de comer a todos, porque la comida nunca debe faltar. Me ha encantado esta entrada y me ha emocionado porque has descrito perfectamente ese sentimiento tan gallego de la familia es lo primero. "Adorro ghalicia!!!"

    ResponderEliminar
  2. Ay Galicia! Terriña buena donde las haya! Qué voy a decir yo, que soy galleguiña de arriba a abajo!
    Leyendo tu entrada no puedo evitar acordarme de nuestros tiempos en Lugo, con tantos detallitos, esos rincones inolvidables, esas comilonas (lo de la comida es general, por lo que veo, venga comida y más comida!).
    Gracias por transportarme de nuevo a esos recuerdos a veces olvidados!

    ResponderEliminar

encantada de leerte