7 de septiembre de 2012

{34.52} con Amanda: somos lo que comemos?

Cuando estaba embarazada de mi primer bebé me puse - claro - a estudiar cosas de bebés y mamás. Especialmente sobre la lactancia... Ya os he hablado mucho sobre eso en otras ocasiones, sobre lo poco que sabemos las mujeres de por aquí... blablabla. No me repito hoy. Total que al final lo logré y mis dos pekes se han alimentado con leche materna de forma exclusiva durante sus primeros 6 meses de vida.
Pero después de superar esa primera fase llegó la siguiente. Hace unos 2 años y medio nuestro primer bebé alcanzaba la madurez suficiente para empezar a comer algo más que leche. De nuevo el run-run en mi cabeza. Yo recordaba vagamente como mis hermanas preparaban la comida para sus hijos. Tendría yo por entonces unos 11 o 12 años y lo que mejor recuerdo es la papilla de frutas (porque a mi me gustaba muchísimo y siempre esperaba que sobrara un poco para zampármela de merienda): un plátano, una manzana, una pera, zumo de naranja y una galleta + batidora. También me sonaba algo de puerros y un trozo de carne y patata en una cazuela a hervir... (pero esto no me parecía nada apetitoso... así que no le presté demasiada atención)
Y eso era toda la información de la que disponía. Bueno, esa y la "habitual" que conocen y entregan en la mayoría de las consultas pediátricas sobre por qué alimentos empezar, cuales van después, a qué edad...
Cuando llegó el momento empecé a buscar información sobre el tema. Y después de varias vueltas de nuevo terminé en manos del Dr. González. Ya me había encandilado con su "Bésame mucho", me había aclarado tantas dudas con "Un regalo para toda la vida" y ahora con "Mi niño no me come" volvía a echarme un cabo.
No, no soy una fan incondicional ni me pongo en el lado extremista de la balanza Estivill-González tan de moda en estos últimos años (que parece que es casi como ser del Madrid o del Barça) No, yo no soy ni de a ni de b ni de c. Soy de lo que puedo. Busco información aquí y allá y la adapto a mis preferenciasl y posibilidades. Pero he de decir que este hombre me gusta.
Me gusta leerle porque es terriblemente ameno. Incluso cuando trata temas coñazo. Me gusta porque lo leo y pienso "claro, qué lógico". Me parece un tío con sentido común (y no abundan!) y cuando no está dando su opinión, que suele ser bastante razonable... entonces echa mano de estudios científicos rigurosos (a los que hace referencia en sus publicaciones)
Nada de charlatanería barata ni ciencia infusa, ni remedios maravillosos. Solo una opinión sincera y lógica o una exposición de lo que la ciencia sabe hasta este momento. Sin alardes. Sin "tajanteces".
Así que sí, me gusta.

Por eso cuando llegó el momento de empezar con la alimentación complementaria yo leí, entre otras muchas cosas su libro. Y claro, aquello terminó de convencerme. Si estáis en esta etapa (o incluso si ya la habéis superado) os recomiendo su lectura. Es amena e instructiva.

Cuando empecé a leerlo con Valentina ya había intentado lo de la "papilla" un par de veces y vaya, qué lata! Cuatro piezas de fruta para un bebé de 6 meses??? Los problemas surgieron al instante:
1.- La cantidad de comida era EXAGERADAMENTE gigante. Con suerte las primeras veces tomaba tres cucharadas...
2.- Consecuencia de lo anterior yo me tenía que comer el excedente de papilla. Y ojo, me gusta, pero cada día un platazo de fruta triturada??? uff
3.- Si queríamos merendar fuera de casa... una lata. La fruta se pone marrón en un pispas al estar así de molida.

Así, que en cuanto este hombre argumentó con peso que no había razón para ponerse a triturar como locos y que cuando el peke estuviera preparado se le podía ir dando, con sentido común de nuevo, parte de lo que comíamos nosotros habitualmente... pensé... SÍ! Era el empujón que me faltaba!
Así que Valentina nunca comió ni purés de frutas, ni papillas de cereales ni potitos para bebés.
Fuimos introduciendo alimentos de uno en uno más o menos... una pera rallada, un plátano machacado... arroz muy cocido (con un poco de leche de mamá para endulzar...)
Y después ya ella se comía sus trozos de plátano a mordiscos o chupeteaba gajos de manzana o trozos de zanahoria. Con supervisión claro, pero nunca se atragantó. Recuerdo que muchas madres me preguntaban si tenía dientes... y no! pero mastican con las encías (antes de atreverme vi varios videos de bebés comiendo pedazos de fruta tan ricamente... y pensé si ellos pueden Valeski también, y será mucho más cómodo cuando salgamos de casa a merendar = casi todos los días!)

Cuando creció un poco y ya no desmenuzábamos tanto la comida fuimos progresivamente ofreciéndole las cosas que comemos nosotros habitualmente. Pero lo cierto es que nuestro menú habitual es un poco "difícil" para una niña tan pequeña. Y lo que más nos cuesta que le guste es la verdura. Especialmente por su textura. Tu le das un trozo de zanahoria cruda y se lo zampa. Pero cocida = blandita... ni de broma. Así que si, con la verdura está un poco más complicado. La mayoría de las mamás recurren a los purés de verdura (qué ricos!!!) pero esta no come algo con textura puré ni que la maten.

F insiste en que Valentina no come nada blando precisamente porque nunca le dí comida triturada. Y también sostiene que el único potito "industrial" que comió en su vida lo vomitó porque no la habíamos "entrenado" a darle alguno de vez en cuando.
No tengo (casi) nada en contra de la comida "prefabricada" para bebés. Digo casi porque todo depende de las marcas evidentemente. Hay algunas que por principios no compro y hay otros que bueno, no me parecen los más adecuados (siempre miro las etiquetas... por si hay cosas añadidas innecesarias) Supongo que no habrá diferencia con los de casa. Pero aún así yo prefiero hacerle la comida.

Lo del puré ya es otro tema... Es que si lo trituras todo... la cosa pierde su gracia! Y a mi me gusta el puré, pero reconozco que a la cuarta cucharada que me meto en la boca y sabe igual... pues cansa un poco. Me gusta más picar esto de aquí y esto de allá. Una patatita, una rodaja de zanahoria, una cucharada de guisantes con la salsa y un pedacito de carne guisada... así por separado sabe mucho más rico que lo mismo todo espachurrado no?

A lo que iba, que me lío. Ahora es el turno de Amanda. Ya se aguanta sentada y su interés por la comida es más que evidente así que hemos decidido que es el momento de empezar de nuevo con lo de comer algo más. F sigue en sus trece con lo de los purés. Y decidió este día que Amanda si tomaría comida triturada y de vez en cuando algún "potito" de los que se compran hechos. Jajajaja, pero olvidó que los pekes son niños, pero no son tontos!!! Y que evidentemente no fue culpa nuestra lo de no querer todo triturado! jajajaja

F. insistió. Compró un potito de mandarina, pera y plátano. Y allá se sentó todo digno a darle de comer a Amanda. Jajajajaja. Allá van...

20120821Amanda-trona-come-potito-nestlé023-R3-BLOG

Ya le he explicado lo de que los niños aprenden por imitación. Que cuando vea a F devorar un plato de vichysoisse (a mí me sale divina, pero luego me la tengo que comer yo toda solita) entonces hablamos de potitos y de purés) Yo paso de triturar. Él insiste en lo difícil que es darle verduras a Valentina porque no le gusta nada lo blandengue. Yo argumento que teniendo en cuenta nuestras incluinaciones culinarias me parece más fácil la vida junto a una niña a la que no le gusta el puré que a una a la que hay que pasarle un chuletón por la batidora.
Esto fue lo que pasó. Sobran las palabras...

20120821Amanda-trona-come-potito-nestlé001-R3-BLOG
20120821Amanda-trona-come-potito-nestlé018-R3-BLOG
20120821Amanda-trona-come-potito-nestlé012-R3-BLOG
20120821Amanda-trona-come-potito-nestlé015-R3-BLOG


Mientras tanto yo sigo con mi sistema de "toma hija un trozo de pera y a morder" Y tendríais que ver cómo abre la boca la condenada!! Que te ve con un plátano y no le quita ojo (idem con trozo de pan, o patata frita o cacho de zanahoria o lo que sea) Tu le pones un trozo de X en la mano y se lo zampa. (Me faltan esas fotos, las haré lo prometo!, pero hay algún vídeo, aunque sea del teléfono!) Pero como le acerques la cuchara e intentes metérsela en la boca... no hay tu tía!!! jajajajaja Así que me da a mí que iremos por el mismo camino. Comiendo ella sola con sus manitas como hizo su hermana.

Después de un par de intentos más con el potito en cuestión le pregunté a F si lo había probado... y bueno, no. Lo probó. Y esto... se terminó la discusión en ese mismo momento.
:-)

Y así andamos...


La manzana de Amanda from eva lago on Vimeo.

Música: Gershwin "It Ain't Necessarily So" 

19 comentarios:

  1. jajajajaja me meo con la emoción con que ataca la manzana! jajajaja
    Hija, pues yo tuve suerte. Desde el primer día sin rechistar (y sí, es muuucha cantidad todas esas frutas, pero se las zampaban en un pis pás!!). Iban combinando, pures, rechupeteo y mordisqueo de lo que tuvieran a mano, etc. Y los de verduras ni te cuento, tremendos potitos (hecho en casa), tamaño bote de mermelada grande del mercadona. La gente boquiabierta al verles comer semejante cantidad....
    Y así siguen, que a este ritmo cuando lleguen a la adolescencia me tengo que buscar un segundo empleo para los gastos de comida....
    :-P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, Rebe, pues no la viste atacar patatas fritas, jajajajaja!
      Valentina también fue buena comedora, al menos de bebé. Ahora como nos toca edad de "porque yo lo valgo" está experimentando con lo de poder elegir lo que le gusta y lo que no. Pero come bien. Eso sí... bote grande de mermelada así de una tacada todo junto... eso los tuyos que son unos campeones!!! jajajajaja!
      Valentina si se comía el puré de frutas (y yo el resto), pero me parecía muy poco práctico!!! Por eso me pasé a los cachos de fruta en un pis pas! Con el resto de la comida no me importaba preparar tarros de "semi" triturado de vez en cuando... porque se congelaban e iba sacando porciones, pero la fruta... qué lata!!! :-)
      Bicos mil... descansaaaaaa!

      Eliminar
  2. jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja!!!!!!!!!!!!!!!!

    pero tus hijas son locas?
    con lo ricas que son las cosas que no hay que masticar!!! (dijo una de dientes perezosos)

    como me he reido con estas caras de anamnda!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco locas si que son Jackie. La verdad es que a nosotros NOS GUSTA comer. (me suena que en tu casa pasa lo mismo) Vamos, que no nos alimentamos solo, sino que comer es una fiesta siempre. Comemos de todo, pero lo de las cremas y las sopas... pues no demasiado porque a F no le emocionan, jajajaja. A mi me pirra, blando, duro, semiduro!!
      Me mata lo de tus dientes perezosos...
      Y yo me moría de la risa cuando vi las fotos en la cámara... jajajaja ya veía la secuencia!
      La manzana la chupetea porque está muy dura... pero la pera, el plátano, el paraguayo si están maduros... ñam ñam en pedazos la tía... :-)

      La música... siempre me olvido de ponerla en el post!! Ahora añado. Es una pieza de Gershwin "It Ain't Necessarily So" Me pareció que le iba de vicio, jajaja, ese tono pícaro y juguetón jajajaja Muaks.

      Eliminar
  3. Pero es que la manzana la succiona!! y esa musica jajajajaja!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Ni hablar!!!! Ya lo tengo comprobado con mis dos hijos de 4 y 7...q comen de todo..verduras, comidas elaboradas, cualquier cosa. Papillas solo ocasionalmente les daba y comieron de pequeños lo mismo q nosotros...y ahora todo el mundo envidia lo bien q se comportan en la mesa!!!

    ResponderEliminar
  5. Pues yo soy de las cagadas y la verdad es que me dais envidia. Me leí los mismos libros y llegué a la misma conclusión, pero a los 6 meses Pol si se atragantó con un minusculísimo trozo de zanahoria y se puso azul y morado y hubo que llamar a la ambulancia. Mal rato de madre primeriza.

    Si a eso le unimos que nunca, NUNCA le gustó la fruta, pues no era custeión de darle trozos de filete, que eso es lo que le gusta.

    Pero cuando llegue el 2º momento, si llega, lo volveré a intentar.

    ¡me encanta la cara de Amanda en las fotos, ¿pero qué me habéis dado, asco!

    ResponderEliminar
  6. jajajjaajja me parto jajaja que caras por favor es genial, bueno yo aun no tengo criaturas pero a veces probé alguna papillas/potitos (ya hechos) de los niños de mis amigas y pensé "si esto no me lo comeria yo como se lo voy a dar al enano? taaa muuu malo", es que me parto con su carita pobrecilla. Dile a F que yo a mis casi 34 años como fatal las verduras y que me pasa como a Valentina que todo lo que esté "blandito" (o suave; nata de la leche, acelgas cocidas...) no puedo con ello, y mi mama me daba purés como a todos los bebes de la epoca....

    ResponderEliminar
  7. a las mias les gustan más los puers ahora que cuando eran pequeñas ... alucinaba como de comian la ternera a cachitos diminutos !!!!

    las caras de Amanda en el video lo dicen todo

    ResponderEliminar
  8. Ains... nuestros niños... Me parto con las caras de Amanda no-tomando la compota!!!!
    Siempre vamos a la par tú y yo... sabes que tengo preparado un post por terminar desde antes del verano sobre la comida y Jorge??? Que te me adelantas!!!!! Y después parece que te copio!!!!! Esto de ser CarlosGonzalistas es lo que tiene... :))))
    Jorge, lo primero que comió despues de sus seis meses de rigurosa lechita, fue... manzana chuperreteada... jajajajaja

    ResponderEliminar
  9. Jajajaja. Por favor, esas caras están diciendo claramente:
    1. Vale, papi, yo lo intento, pero no me pongas esa cara, que me das miedo.
    2. Ay, ahí viene... No, por favor, que se le caiga por el camino.
    3. Mamaaaaaa, sálvame!
    4. Argthughtgftrgf. Está malísimo!
    Jajajajaja, es que es total la secuencia. Hija, a mi me ha pasado justamente todo lo contrario. Yo seguí rigurosamente órdenes de la pediatra, y cuando ha tenido que empezar a comer comida en trozos me ha costado dios y ayuda porque no quería masticar, la jodía. Pero claro, estaba cansada del puré, cosa que entiendo a la perfección. Total, que es ahora con dos años cuando ya come de todo en condiciones, aunque también esa fase de: 'uy, esto no gusta'. En fin, todo un mundo esto de la comida. Yo creo que para el segundo me leo el libro de carlos y hago como tu. Aunque lo combinaré con purés, no me pase luego como a Valentina con la verdura...
    A Michelle le encantaba mordisquear con la red esa anti ahogo, que me parece un grandísimo invento!

    ResponderEliminar
  10. Por cierto, a F., de mi parte, que a Jorge le encantan las verduras cocidas y la ensalada... Siento desmontar su teoría!!! :)

    ResponderEliminar
  11. jejejej... me lo paso tan bien leyendote.

    ResponderEliminar
  12. jejejeje me he partido de risa con el vídeo!La música es genial!y... está amamantando la manzana :) y su cara de felicidad cuando se le vuelves a ofrecer...!
    Cada niño es un mundo, y yo me he dado cuenta que a parte de sus gustos personales (preferencias de pure y o trozos) influye tanto lo que ven a su alrededor...y si ella no ve a nadie comer con cuchara, ¿por qué le iba a interesar?

    ResponderEliminar
  13. Definitivamente niños son niños no TONTOS. Abrazos

    ResponderEliminar
  14. Ay! Que cuquiña!! Me encanta el vídeo, es muy divertido!! Y Amanda está tan achuchable... aunque no haya aparecido por aquí más o menos desde la distancia y las vacaciones te he ido siguiendo, bueno, a tus pequerrechas,qué son geniales!!! Ahora ya vuelvo por estos lares y dejaré de estar en la sombra!!!
    A mi tampoco me gustan los purés, por su textura...nunca me han gustado, pero a toda mi familia si... creo que es porque soy rara de por sí, que mi madre lo debió intentar mucho la pobre!!! jajaja
    Un besico!

    ResponderEliminar
  15. jajaja, al final voy a creer que tenemos vidas pararelas!

    ResponderEliminar
  16. Jajja eva me MUERO! que caritaa jajajaja ya nos debías video eh! un abrazoo grande .

    ResponderEliminar
  17. Jajaja, para que luego digan que los bebés no comen si no es triturado :-)
    Mis hijos tampoco han comido triturados excepto raras excepciones, les molaba más trocitos adaptados a sus posibilidades que, por supuesto, alternaban con chupones de teta para "enjuagar". Seguro que ya sabrás lo bonicas que se quedan las tetas con restos de comida pegada :-)

    ResponderEliminar

encantada de leerte