1 de enero de 2014

Hola 2014, te estábamos esperando

Empezar un año nuevo es como estrenar un cuaderno. Nada cambia de forma repentina el primer día del año, es un día más, el siguiente al anterior. Pero para muchos (yo me incluyo) terminar y comenzar un año es como cerrar un ciclo vital. A mi me ayuda hacer balance, y si, me gusta soñar con las cosas que voy a hacer en los siguientes 12 meses.
Somos tremendamente afortunados en esta casa, porque tenemos todo lo que necesitamos (y más) así que solo le pido al 2014 que me enseñe a vivir de una forma más consciente. Disfrutando, con lentitud de todos estos manjares.
Es posible que haya grandes cambios en nuestra vida en los próximos meses, pero la idea es intentar abordarlos desde la sencillez, la tranquilidad y el disfrute de cada pedacito de vida regalado.
Porque en los últimos tiempos he vivido con demasiada precipitación, muchas exigencias y una sobredosis de cosas por hacer que me han tenido dando botes de aquí para allá, sin llegar en condiciones a ninguna parte.
Hay que echar el freno.

Puede que la fotografía me acompañe una vez más. Aunque, como pide este momento, sin complicaciones. Cámara chiquitita.

la-foto-BLOG

Nos vemos por instagram. :-)