22 de septiembre de 2014

En modo Septiembre

El inicio del curso escolar, es casi como el día de año nuevo. Al menos para mí, que llega este mes y me pongo hiperactiva, con ganas de emprender mil proyectos nuevos.
Las listas se multiplican. Los minutos no.
Pero no importa. No pienso perder ni uno solito.

Entre los montones de ideas que golpean mi cabeza, hay dos que están en el horno y tienen prioridad cero. Así que araño cada segundo para conseguir ponerlas en marcha. No importa dormir un poco menos cuando uno está ilusionado. Y son tantas las ganas que no me aguanto sin venir a gritarlas al mundo, aunque todavía sean un proyecto. Tal vez así me vea obligada por el compromiso y, cuando las fuerzas flaqueen, el orgullo me impida abandonar.

Allá van mis proyectos de Otoño:

✏ CUMPLE A LA VISTA: en menos de 1 mes Valentina cumplirá 5 años. Y como cada año desde que cumplió 3 organizaremos una fiesta temática para los amigos y la familia.

Hemos tenido fiesta PIRATA y fiesta de CIRCO (os hablé de ellas aquí y aquí)

Fotos-cumpleaños-anteriores-valentinac

Este año Valentina tenía muchas ideas (cada vez puede participar más y eso es genial) así que ha sido ella la que ha escogido el tema. Pensó en dragones, en fondos marinos y en "nightmare before christmas" (yo quiero hacer esa fiesta!), pero al final ha ganado la FIESTA MONSTRUOSA! Mi pinterest está que echa humo.

Pinterest-tablero-monstruos
En mi página de Pínterest podréis encontrar muchas más ideas y sugerencias para organizar fiestas PIRATAS, CIRCENSES o MONSTRUOSAS



✏  NUEVO(s) CURSO(s) de FOTOGRAFÍA: si!! Tengo tantísimas ganas de poder sacar a la luz mis nuevos cursos!. Después de la maravillosa experiencia de participar como instructora en la escuela de fotografía de Jackie Rueda, me han invitado a preparar un taller fotográfico presencial, que se impartirá en un precioso local de mi ciudad (A Coruña).

Estoy tremendamente ilusionada desarrollando el material que ya va cogiendo forma. No os puedo adelantar mucho más, porque todavía estoy trabajando en ello, pero si os diré que la idea es poder acercar esta afición que me apasiona a todos los que queráis aprender de forma práctica, cercana y amena a crear mejores fotografías. Probablemente tendremos un taller orientado a principiantes y otro dedicado exclusivamente a la fotografía con smartphones. ¿Os apetece? Me encantará escuchar vuestras opiniones y peticiones, si las hay, sobre aquellos temas de los que os gustaría que charlásemos en los talleres. Eso que siempre quisiste aprender y se te resiste. Cuéntame. ¡Todas las sugerencias son bienvenidas!

Carteles-cursos-presenciales-blog

Mientras esto madura, estoy limpiando el polvo de las estanterías, porque en unas semanas vuelve "Lazos". A finales de Octubre, justo después de celebrar mi cumpleaños y cuando los árboles empiezan a teñirse de color otoño, recibiré a los alumnos de la 5ª edición de mi curso online sobre fotografía familiar. Más información e inscripciones AQUI.


Y así tengo la agenda. Mi cabeza es un hervidero de ideas que vienen y van. Creo que he garabateado en más libretas de las que caben en mi bolso y, a veces, por las noches, me despierto con la urgencia de anotar algo estupendo que se me acaba de ocurrir. Voy hablando sola en el coche, y creo que también por la calle. Me cuesta terminar coherentemente una frase, porque suelo estar pensando en 73 cosas a la vez. Así que, si consigo llevar todo esto a buen puerto sin volverme loca, vendré aquí a gritarlo a los cuatro vientos, porque me voy a poner muy contenta.

Entre escapadas veraniegas, pequerrechas full-time y el trabajo (un poquito), me queda poco tiempo para poder entregarme al disfrute de todos estos planes lindos. Peeeero, como soy una suertuda, hoy comienzo mis segundas vacaciones del año. Eso sí, como aquí somos de culo inquieto, ahora mismo estoy preparando las maletas. Mañana empieza una nueva aventura. Volvemos a uno de nuestros lugares favoritos, el ideal para terminar de encontrar la inspiración y la energía que necesito en este momento. Si te apetece viajar con nosotros, visítame en Instagram.

Grecia, azul y soleada, espéranos que allá vamos.

10 de septiembre de 2014

hola colegio, otra vez

Todavía no se cómo hemos llegado al final del verano y arranca un nuevo año escolar. En Septiembre, todos tendemos a reorganizarnos, reinventarnos y replantearnos cosas. Yo no soy una excepción. Y este año, me enfrento al tercero en que mi hija mayor pasará una gran parte de su tiempo en la escuela. Y estando como están las cosas, confieso que esto me quita un poco el sueño.

Aquí estamos (si, todavía) viviendo una época regularcita-tirando-a-mala. Llevamos varios años en los que la (mala)economía -cosa que ahora mismo ya no tengo claro qué es- es casi el centro del universo (junto con la desestructuración del sistema político que se cae a pedazos) Es el momento en el que los interesados aprovechan para inclinar la balanza un poco más hacia el lado de los más favorecidos, y para recortar privilegios y avances sociales que tanto costó conseguir. La educación, que en nuestro país tiene la ventaja de estar al alcance de todos (al menos de momento) no se libra de la poda salvaje y se enfrenta además a otro nuevo cambio de rumbo sin sentido que empobrecerá todavía más, la formación de nuestros hijos.

Estaréis alucinando con el arranque de la entrada de hoy, menudo estreno después de tantas semanas sin escribir! Pero hoy, dos horas después de dejar a Valentina en el colegio, llego a casa y no puedo evitar sentir una sensación agridulce. Así que me apetecía hablar de esto, dejándome en el tintero un montón de historias del verano, que algún día encontrarán su hueco para asomarse por aquí.

Siempre fui buena estudiante (de "notables y sobresalientes"), como se suele decir. Pero recuerdo esa sensación de estar en el colegio pensando en lo absurdo que era tener que memorizar todos aquellos datos o aprender a solucionar integrales y derivadas (todavía hoy no se para qué puñetas me sirven a mi) Ya entonces tenía muy claro que lo de memorizar cosas que no te interesan lo más mínimo y aprender sin establecer conexiones no sirve para nada. Pese a todas esas "buenas notas", hoy no sería capaz ni de recitar la lista de los afluentes del Tajo.

Cuando llegué a la Universidad no mejoró mucho la cosa. Pese a estar estudiando la carrera que había elegido (Medicina) la experiencia fue bastante decepcionante. 6 años. S E I S, que se dice pronto, con todas sus mañanas y muchas tardes, dedicados a aprender una profesión... y cual fue el resultado? Que a la hora de enfrentarme de verdad a mi trabajo, tuve que formarme por mi cuenta. La mayoría de lo que me habían "enseñado" no me servía para nada.

Ahora que soy "mayor" y tengo todas las responsabilidades de la vida de un adulto con trabajo y una familia, ahora que mis días no se estiran como un chicle, y ya no tengo esa sensación de tener toda la vida por delante, me doy cuenta de cuanto tiempo he perdido durante todos esos años. Y la cantidad de cosas que podría haber aprendido si la enseñanza se planteara de otra manera.

Hace muchos años que terminé el colegio, y "eran otros tiempos", pero ver que pese a que en muchos sitios han evolucionado y aprendido de los errores pasados, aquí todo sigue casi igual me pone mala. Ahí seguimos jerarquizando las materias, uniformando personas pretendiendo que todos aprendan lo mismo y por igual, hipertrofiando la importancia de tener ciertas habilidades e infravalorando muchas otras, tan importantes o más, que se consideran de "segunda categoría". Y para rematar todo esto, pensando que todo lo "aprendido" se puede evaluar con unas ridículas pruebas estandarizadas.

¿Qué (y sobre todo cómo) van a aprender mis hijas en el colegio? Por supuesto, hay que aprender palabras, y números... pero y qué pasa con todo lo demás? Y si a mi hija lo que realmente se le da bien es escalar?, y si ella no es buena aprendiendo de memoria un montón de cosas escritas en un libro y lo que necesita es algo más visual?, y si es tan inquieta y curiosa (algún niño no lo es?) que pasar horas y horas sentada en una silla le resulta tremendamente agresivo (y entonces deciden darle medicación porque la pobre es hiperactiva?)

Si, de acuerdo, si estoy simplificando (muchísimo), y puede que exagerando (solo un poco) Pero por aquí las cosas siguen siendo más o menos así, pese a que muchos papás ya no queremos, y lo que es peor, la mayoría de los docentes tampoco! Pero el sistema aprieta y ahoga a todos esos buenísimos profesionales que intentan cambiar las cosas. Es difícil. Pero algo tenemos que hacer. No podemos seguir así. Hay que dar un volantazo. Todos juntos. Ya.

Queremos que nuestros niños se conviertan en adultos creativos, con capacidad para adaptarse a los "derechos" y a los "reveses" de la vida. No en autómatas que formen parte de una cadena de montaje y funcionen a piñón fijo. Porque después, resulta que la cadena se rompe y nadie sabe qué otra cosa hacer con su vida.

Por todo esto, y mucho más, desde que tuve que tomar la decisión de escolarizar a mis hijas (de momento solo V), vivo en un dilema constante, con la sensación de que las estoy metiendo en esa misma rueda que gira en sentido único, solo hacia delante y en línea recta, sin salirse del camino y siguiendo unas reglas que no comparto.

Por eso hoy tengo ese sentimiento agridulce.


Peeeero, aunque no lo parezca, he decidido enfrentarme con optimismo y, sobre todo, con ganas. No me sobra un minuto, y cada vez me asfixio más entre la montaña de proyectos que me quiero poner en marcha. Este año hay que hacer algo. No vale protestar y no aportar ideas, no vale quedarse de brazos cruzados. No voy a seguir esperando a que las cosas cambien solas. Este año quiero implicarme mucho más con el colegio, me gustaría crear un camino bidireccional en el que haya más comunicación y participación entre docentes y familias. En el que intercambiemos de forma activa, y con resultados tangibles, opiniones e ideas. Todavía está solo en mi cabeza (desde hace demasiado tiempo), pero es el momento de pasar a la acción y empezar a materializarlo.

Así que, pese a la perorata color gris oscuro... vamos a poner el toque rosa y la sonrisa de gato picarón, como el de la mochila que Valentina estrenaba contenta esta mañana, en su tercer-primer día de colegio.

Vuelta al cole!
Vuelta al cole

Feliz vuelta al cole a todos!